Home / finanzas / Otra visión de la deuda externa desde América Latina

Otra visión de la deuda externa desde América Latina

La palabra sicario proviene del latín Sicarium, que significa:  “el que utiliza la daga” – un asesino a sueldo; se le empezó a utilizar como término análogo en la invasión romana en Judea. En la actualidad es un asesino a sueldo que mata por encargo, planeando para ello el escenario del homicidio con la finalidad de dar otra apariencia a lo cometido.

fmi

Pero hay un Sicario que no lo define el diccionario del derecho romano, ni la enciclopedia Wikipedia. ¿Cómo actúan estos asesinos en cuanto se refiere al campo económico? Muchos de ellos tienen grandes cargos en las corporaciones multinacionales, siendo su modus operandi o medio de operar,  el investigar que países cuentan con grandes recursos naturales, como por ejemplo el petróleo o el oro.

Una vez identificado el país víctima, tienen el apoyo de los grandes centros financieros como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional o el Club de París etc, y concretan un gran préstamo para ese país. Pero este gran préstamo en realidad no llega al país para reconstruir su infraestructura productiva.

Tal es el caso reciente de Haití, que se concertó un gran préstamo, pero sólo para pagar la deuda y nuevamente se hizo un préstamo más para pagar a futuro los intereses de ese préstamo que recientemente se había pagado. Se hace nuevamente un tercer préstamo que no va a parar a los pobres si no a una minoría, que generalmente son los que gobiernan el país.

A los que hay que agregar  la ayuda que se surte de este préstamo a las grandes corporaciones. Un ejemplo es la quiebra de muchos Bancos y entes financieros en el Perú que tenían origen en el sistema financiero norteamericano e inglés.

O sea, préstamos a los entes financieros internacionales para cubrir sus desaciertos y pérdidas por sus erradas políticas financieras. Por lo que la deuda es soportada por el sistema tributario y sus portantes, que son los más pobres que pagan sus impuestos en todo lo que consumen, sobre todo por los leoninos impuestos que están gravados en los combustibles.Para referencia nada más, en el precio de un tambo de gas que es de 15 libras, el cual se paga en la hermana república de Bolivia el importe de 10 bolivianos que equivalen a casi unos cinco soles. En el Perú se deben pagar cuarenta nuevos soles (15 Dlls), la diferencia  tan marcada en el pago se debe a un impuesto indirecto, eso es lo que se dice como supuesto, pero que constituye una cruda realidad, para toda la población de Peruana.

Pero todo esto tiene un plan, y como todo plan tiene un objetivo. Y el objetivo que se tiene con este plan, es que el país víctima no pueda pagar su deuda externa, como tampoco podrá pagar la deuda interna, la cual se tendrá que postergar indefinidamente solo para amortiguar la deuda externa.

Al no poder pagar la deuda externa en los plazos previstos se obligara al país a rematar sus riquezas naturales a precios ínfimos, como es el caso nuestro que seguimos regalando nuestro oro al precio de hace doce años, antes a cien dólares la onza y ahora al mismo precio a pesar de este elevado a doce y quince veces su precio de antaño. Lo que va acompañado con la instalación de bases militares como forma de disponer de garantías para que la víctima se retracte de sus intenciones y quiera su independencia. Para ello también es necesario que ellos inicien una campaña de difamación hacia las compañías nacionales, con la finalidad de privatizarlas y tenerlas en sus manos para seguir esquilmando a los países víctima.

Pero allí no queda. Lo que exigen los sicarios económicos a los países victima es un eufemismo llamado “QUID PRO QUO” ¿O buen gobierno para los intereses de las grandes corporaciones y transnacionales, que significa esto? Aquí lo podríamos llamar estabilidad jurídica, elemento de la cual se valen para seguir manteniendo sus atracos y privilegios en perjuicio del desarrollo de la víctima.

Pero esto no queda ahí, con la satanización también de que los servicios públicos deben ser privatizados, para lo cual les ha servido como experiencia lo sucedido en Chile, en Argentina y otros países donde se ha hecho todo esto. Así que su tan pregonada eficiencia y meritocracia se vaya al caño, pues todo está dirigido a que los servicios esenciales sean privatizados para ser utilizados como fuentes de financiamiento para el gran capital a través de las corporaciones y transnacionales.

El ejemplo más claro lo tenemos en Ecuador y en Perú, en donde una serie de golpes militares, pusieron en el poder a dictadores para que estuviesen a favor de Estados Unidos. Lo que sucedió en Ecuador es una ventana, aquí falta mucho por investigar, pues es mucho en apariencia la historia y otra la verdad; pero lo que sucedió en Ecuador después de muchas dictaduras brutales, se decidió promover elecciones supuestamente democráticas. En ellas se presentó Jaime Roldós (1981) quien prometió que los recursos de la nación ecuatoriana serían para todos los ecuatorianos lo que le valió que ganara por una abrumadora mayoría nunca antes vista en el Sur del continente. Al asumir al poder empezó a implementar las políticas pertinentes que sirvieran a que todos los recursos sirviesen realmente para ayudar a los ecuatorianos a salir de la pobreza, lo cual obviamente no gusto al gendarme mundial, Estados Unidos.

E inmediatamente es enviado John Perkins que en ese momento fungía como funcionario de la gran empresa privada norteamericana, para convencerlo o corromperlo, como suelen suceder y las frases que grafican mejor esta situación lo da Perkins en su libro: “Está bien, puedes volverte muy rico si tú y tu familia juegan nuestro juego, pero si intentas continuar con estas políticas que has prometido, tendrás que irte”.

Como persistió en implementar lo que había prometido, fue asesinado por la CIA (Central de Inteligencia Norteamericana). Algunos dirán que fue un accidente. Pero eso no es cierto, pues se preparó el escenario para su muerte, ya que al supuestamente estrellarse el helicóptero que conducía al presidente Ecuatoriano Jaime Roldós, los únicos que intervinieron y acordonaron la zona del desastre fueron los integrantes de la Base Norteamericana de Manta en Ecuador. Algunos testigos que contradecían la versión oficial, fueron misteriosamente muertos en sendos accidentes de auto. Entonces así obra el imperio para seguir esclavizando a las naciones.

En el Perú cumple la misma función PPK o Pedro Pablo Kuczynski, quien tiene el mismo derrotero que el anterior descrito en líneas arriba:

1.- Es hijo de un inmigrante judío, médico de profesión y de ideas socialistas. Perú  le acogió sin condiciones de ninguna índole. Llegó a ser docente en la UNMSM.

2.- PPK, aparece en la vida política en el periodo del Presidente Juan Velasco Alvarado, quien le quitó la nacionalidad peruana. Este tuvo que fugarse por Tacna, en circunstancias similares a Jorge Suchutz.

3.- Aparece como Ministro de Energía y Minas durante el segundo gobierno de Belaunde. La deuda externa dejada por el gobierno de las FF.AA. en sus dos fases ascendió a US$ 780 millones. Cuando concluyó Belaúnde había crecido a más de US$ 7,500 millones. El encargado de este endeudamiento fue PPK. Alguna vez argumentó que había contraído para la construcción de centrales hidroeléctricas. ¿Cuáles…?

4.- Luego de endeudar, PPK se retiró argumentando que regresaba a su país a “oxigenarse de recursos económicos, porque su sueldo de ministro era muy poco…”. Los medios de comunicación informaron que había vuelto a su cargo de Director del Wells Fargo Bank.

5.-Toledo lo trajo para que modificara los términos de concesión del gas de Camisea, lo que cumplió. Desde entonces se ha quedado en nuestro país para fiscalizar la marcha del Ministerio de Economía y Finanzas, tanto del régimen de Toledo como del actual.

6.- Aperturó sin condiciones a la inversión de capitales chilenos, a cambio de ser considerado socio menor. Las inversiones chilenas ascienden a más de US$ 6,500 millones. Estamos avisados y juzguemos con entereza nuestra posición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *